Redacción: Santi Torres

La primera cita de la División Supercars del #V8MGT no ha dejado indiferente a nadie. La variedad de estrategias, planteamientos y adelantamientos ha hecho que la carrera ya pase a ser una
de las clásicas. Julián Rodríguez ha sido el hombre que ha salido victorioso, con Ricardo Silva y Jairo Vía completando el podio.

Antes del inicio, la duda para muchos fue si era factible ir a una parada sin verse obligado a bajar mucho el ritmo. Una carrera es como un se r vivo, y no puede darse nada por seguro. Por ello, muchos esperaron a que se apagasen los semáforos. Y, la carrera, respiró.

Silva, que fue el único en acercarse al 1’29’’999 de Rodríguez en clasificación, le birló la primera plaza en el descenso a Casca de. Conocer las limitaciones de cada uno es algo que define muchas trayectorias, y Rodríguez decidió entonces ir a una parada. Su ritmo era más que bueno, y él mismo confirmó que entrenó para ser rápido en modo ahorro.

El objetivo de Julián fue llegar a ciertos números. El trabajo de los rivales, contrarrestar esa estrategia a una parada. Álvaro Ramiro (Teo Martin eSports), Jairo Vía (GTros), Pepo de las Heras (IRT) y el mencionado Ricardo Silva (AGT Drivers) eran los candidatos a esa pelea, y se esforzaron desde el segundo uno. Silva tiró como un poseso, pero el borrón rojiblanco de Rodríguez no
desapareció del retrovisor en ningún momento.

Mientras, en el pelotón, Omar Soto caía a las primeras de cambio tras un accidente en la salida con Sergio Álvarez. Ya en la primera curva, se tocó también con Eric Gálvez, y ahí terminó la carrera del de IRT.

También en la primera vuelta Tony Kloosterman se vio envuelto en un incidente con netcode. El canadiense casi se pone cuarto, pero un contacto involuntario con Pepo de las Heras mandó al popular piloto a la parte media de la parrilla. Quiso remontar, pero le cayó una sanción por pasarse de velocidad en el pit – lane y le dejó muy retrasado en la clasificac ión. Finalmente
remontó hasta la 18ª posición.

La carrera empezó a moverse pasados los primeros 15 minutos. A partir de ahí, se abría el abanico de posibilidades. Xavi Estella fue el gran actor de la primera detención , junto con David Pérez. El de Odox hizo un ‘undercut’ de libro que le situó en el top – 5 tras que el pelotón al completo parase, mientras que el de Teo Martín quiso hacer un segundo relevo corto y al pie. 14 segundos de parada y salió en segunda posición, justo por detrás de Ricardo Silva.

En ese momento, Julián Rodríguez sacó su primera carta. Silva y Pérez debían bajar el ritmo si querían ganar la carrera yendo a una parada, pero no lo hicieron. El madrileño entonces alargó su relevo hasta los 25 minutos, más de mitad de carrera. Al salir, p ese a cargar el coche hasta arriba, mantuvo posición de podio, pero algo lejos de Silva y Pérez, que peleaban por la primera plaza de la carrera.

El tercero en discordia antes de las paradas, Álvaro Ramiro, se topó con el peor de los enemigos: el tráfico. Raúl Diago, Pepo de las Heras y Juan José Sánchez fueron huesos duros de roer. Incluso llegó a haber contacto entre de las Heras, Sánchez y Ramiro en la horquilla, que se saldó con Ramiro rebasando a ambos. En ese momento, Juan José era uno de los pocos pilotos
que no se había detenido, y el ritmo era visiblemente inferior, de ahí la pelea a cara de perro.

En los últimos 20 minutos, el pelotón se alteró. La guerra había comenzado y los adelantamientos fueron constantes. Esto provocó que la última ronda de paradas fuese muy variada también, con por ejemplo David Pérez parando a falta de más de 10 minutos, pero otros deteniéndose cerca del minuto clave: cinco para el final.

Esos últimos 300 segundos fueron tensos, pues Julián Rodríguez y Jairo Vía no parecía que fuesen a detenerse. Ambos llegaron a meta con una parada, aunque el de GTros lo hizo sufriendo ante los ataques de un David Pérez que se quedó a las puertas del podio. El #95 afirmó tras la carrera que repostó siete litros de más, y eso al final le costó el podio.

Rodríguez cruzó la meta con bastante ventaja sobre Silva. El portugués se ganó el podio con su ritmo y constancia, además de inteligencia y lectura de la carrera. De haberse enzarzado en exceso con Pérez a mitad de la misma, el resultado quizá hubiese sido distinto.

Más allá de la cuarta posición, Álvaro Ramiro pudo salvar un top – 5, aunque su carrera estuvo llena de peleas. Víctor Nández fue finalmente el mejor Odox clasificado. Nández y Ramiro fueron los protagonistas en los minutos finales , al igual que Gerardo Babio de R70 (séptimo pese a un trompo en los primeros minutos), Pepo de las Heras y Raúl Diago.

Diago y de las Heras pugnaron por la séptima posición hasta los últimos metros. El de IRT se tiró al interior del de Dream Factory en la prim era curva y se tocaron. Babio, que estaba en modo remontada, se aprovechó y les rebasó en la bajada a Cascade, aunque Diago opuso resistencia y se fue al prado. Eso sepultó su buena carrera y finalizó noveno. Jordi Subirana, de Race4Cat,
completó el top 10.

Las remontadas de las carreras se las llevan tres pilotos: Pedro Valverde de T17 Raciing (de la 30ª posición al finalizar la vuelta 1 hasta la 11ª final), Jordi Cabrejas de Race4CAT (de la 32ª a la 14ª), y Juan José Sánchez de Odox (de la 30ª a la 19ª).

No se puede obviar tampoco el bue n hacer con el tráfico de Gerardo Babio y David Pérez. El ritmo y los adelantamientos inextremis les auparon al mencionado top – 10.

Oulton Park nunca deja carreras aburridas, y de cara a la semana que viene se esperan más sorpresas. De momento, hay que di gerir lo visto en la División Supercars. Emoción, lucha y estrategia. Así es el #V8MGT 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *