Noticia original: www.soymotor.com/…

El Gran Premio de Bahréin presentaba dudas estratégicas ya incluso antes de los entrenamientos libres y las incógnitas se han mantenido hasta la última vuelta de la carrera.

A pesar de que Mercedes ha puesto contra las cuerdas el muro de Ferrari, Sebastian Vettel se ha llevado su segunda victoria de la temporada en la segunda carrera del año. Pleno del piloto de Ferrari en una prueba que finalmente ha podido finalizar con una estrategia a una parada.

Vettel consigue, así, su 49ª victoria en la Fórmula 1 y una de las más apretadas de su carrera deportiva. El piloto de Ferrari salía con el neumático superblando y se detenía en boxes el primero de los que luchaban por la victoria para colocar el neumático blando.

Mercedes necesitaba buscar algo diferente y ha decidido colocar el neumático medio a Valtteri Bottas y a Lewis Hamilton para intentar poner en aprietos al líder del mundial. Ferrari era consciente que si paraban a Vettel perdían la carrera y el piloto teutón ha gestionado a la perfección los neumáticos para llegar a la bandera de cuadros el primero.

Sus neumáticos han desfallecido en las últimas vueltas y Bottas ha recortado de golpe toda la diferencia, pero dos vueltas han sido insuficientes para lanzar un ataque al único piloto que ha conseguido ganar en esta temporada 2018.

 

La cruz del equipo Ferrari ha sido Kimi Räikkönen y, sobre todo, un mecánico de la escudería italiana. En su segunda parada en la vuelta 36, el finlandés ponía superblandos, pero la rueda trasera izquierda no salió. Aun así, Räikkönen recibió luz verde y atropelló a uno de sus mecánicos, que ha sufrido una fractura de pierna. Con todo ello, el piloto finés ha sumado su primer cero de la temporada e impide una oportunidad de doblete de Ferrari.

El podio lo han completado los dos pilotos de Mercedes tras una estrategia esplendida. La escudería de Brackley no tenía el ritmo para ganar la carrera pero aun así han tenido la oportunidad de vencer e, incluso, soñar con un doblete.

Sin embargo, el gran vencedor del Gran Premio de Baréin ha sido Pierre Gasly, Toro Rosso y el motor Honda. El piloto francés ha cruzado la línea de meta en una sorprendente cuarta posición, dejando claro que su resultado de ayer en clasificación no fue flor de un día.

La cruz de la carrera, por eso, han sido sus hermanos mayores. El equipo Red Bull ha empezado a recoger sus cosas a partir de la segunda vuelta, donde sus dos pilotos han abandonado. Max Verstappen ha pinchado un neumático después de un toque con Lewis Hamilton, mientras que Daniel Ricciardo ha sufrido un problema eléctrico.

Entre los pilotos españoles, Fernando Alonso ha vuelto a brillar con una estrategia alternativa y ha podido remontar hasta la séptima posición. La otra cara de la moneda es Carlos Sainz que, esta vez, se ha quedado a las puertas de los puntos después de que Esteban Ocon lo superara en las últimas vueltas.

La próxima cita de la temporada se disputará en apenas una semana en el Gran Premio de China, sin descanso para equipos y pilotos, donde la incógnita está en saber si Vettel repetirá las victorias de las dos primeras carreras del año o tendremos nuevo vencedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *