Noticia original: http://soymotor.com/…

Sebastian Vettel vuelve a liderar el Mundial. El alemán se ha alzado con la victoria en el GP de Canadá, donde ha dominado la carrera de principio a fin desde la Pole Position. Lewis Hamilton no pasó de la quinta posición, lastrado por un problema en su unidad de potencia. Carlos Sainz ha terminado octavo y ha vuelto a puntuar. Fernando Alonso iba camino de ser décimo, pero abandonó por una avería relacionada con el escape de su McLaren.

El domingo de Gran Premio empezó con dos momentos emotivos. Primero, una fotografía de familia de todos los pilotos en ocasión de la 300ª carrera de Fernando Alonso, que hoy salía desde la decimocuarta posición. El segundo, una vuelta de honor de Gilles Villeneuve a los mandos del Ferrari 312 T3, el monoplaza con el que su padre Gilles ganó el GP de Canadá de 1978 en este mismo circuito, que entonces todavía se llamaba Circuit Île Notre-Dame.

Los líderes empezaban la carrera con estrategias diferentes, lo que planteaba una serie de variables para el devenir de la prueba. Los Ferrari y los Mercedes tomarían la salida con el neumático ultrablando, mientras que los dos Red Bull lo harían con el hiperblando, el mismo que tenía Carlos Sainz, que era noveno. El ultrablando fue la opción predominante entre aquellos que partieron más allá de la décima posición, también en el caso de Alonso. Sólo uno se atrevió con el superblando: Sergey Sirotkin.

SalidaSebastian Vettel reaccionó bien desde la Pole Position y mantuvo la primera posición. Sí hubo pelea por la segunda posición: Max Verstappen aprovechó que estaba en el lado limpio de la pista y se emparejó con Valtteri Bottas. El holandés le ganó el interior en la Curva 1, pero el finlandés le aguantó el pulso y recuperó la trazada ideal en la Curva 2, lo que le permitió conservar su plaza. Lewis Hamilton era cuarto y Daniel Ricciardo le arrebató a Kimi Räikkönen el quinto puesto. Carlos Sainz seguía noveno y Fernando Alonso subió hasta la undécima plaza.

Pero hubo un coche de seguridad. Brendon Hartley se puso en paralelo con Lance Stroll en el exterior de la Curva 4, pero el canadiense perdió el control de su Williams y cerró al Toro Rosso contra el muro. El coche de Hartley golpeó con violencia contra las protecciones y rebotó contra el FW41. Los dos monoplazas acabaron en la escapatoria de la Curva 5. Los comisarios necesitaron cuatro vueltas para retirarlos. Durante esa interrupción, Marcus Ericsson y Stoffel Vandoorne pasaron por boxes para poner superblandos.

La bandera verde llegó en la Vuelta 5. Sergio Pérez intentó adelantar a Carlos Sainz por la novena posición. Los dos coches se pusieron en paralelo en la aproximación a la primera curva, con Carlos en el interior y Sergio en el exterior. Se tocaron en la frenada y, en consecuencia, el Force India se fue largo por la escapatoria. El Renault siguió impasible. ‘Checo’ pidió por radio una sanción, pero los comisarios no estimaron oportuno tomar medidas.

Pasaban las vueltas. Sebastian Vettel despegó. El alemán encadenó vueltas rápidas para destacarse en el liderato, y al llegar a la Vuelta 12 ya tenía cuatro segundos de margen sobre Bottas, su inmediato perseguidor. Verstappen, tercero, estaba a siete guarismos. Hamilton iba cuarto y reportaba problemas puntuales de entrega de potencia.

La parada en boxes fue determinante en la pelea de la media parrilla. Esteban Ocon iba séptimo, pero perdió el liderato porque sus mecánicos bajaron el gato trasero demasiado pronto. Eso le costó unos segundos de oro. Nico Hülkenberg y Carlos Sainz no lo desaprovecharon, y después de su cambio de ruedas ya estaban por delante del Force India. Los tres pusieron el compuesto superblando. Fernando Alonso se coló en los puntos con un undercut sobre Charles Leclerc. Ya era décimo.

Los líderes empezaron a parar en la vuelta 17. Max Verstappen y Lewis Hamilton fueron los primeros. El holandés puso ultrablandos. El británico, superblandos. Daniel Ricciardo esperó otro giro, que le sirvió para ejecutar un overcut de manual sobre Hamilton. El australiano ya era cuarto virtual.

Sebastian Vettel seguía en pista y era más rápido que los coches con gomas nuevas, pero su ingeniero le reportó que pasaban al Plan B. Éste era, como se vio más tarde, retrasar al máximo su primera parada. Tenía cinco segundos de margen sobre Valtteri BottasKimi Räikkönen ostentaba una tercera plaza irreal que perdió en la vuelta 33, cuando puso superblandos nuevos y se reincorporó sexto.

En la vuelta 25, Vettel hizo un plano que Bottas aprovechó para reducir momentáneamente su ventaja, que pasó de 5,1 a 3,5 segundos. Pero Sebastian se recompuso y recuperó lo perdido, para elevar su margen hasta los 6,5.

Más o menos al mismo tiempo, Romain Grosjean se convirtió en el aliado inesperado del equipo Renault. El piloto de Haas iba con neumáticos muy gastados, porque aún no había entrado. Nico Hülkenberg y Carlos Sainz dieron cuenta de él en la recta previa al muro de los campeones, pero Esteban Ocon no lo consiguió. Eso dio a los coches de la marca del rombo unos segundos de oro.

Vettel sentenció la carrera en la vuelta 38. Bottas paró, consciente de que su ritmo había empeorado y de que Verstappen podía minar su ventaja. Puso superblandos y conservó el segundo puesto por cinco segundos. Ya sin presión, Sebastian emprendió el camino del Pit-Lane para montar el mismo compuesto y llegar hasta la bandera a cuadros.

La carrera de Fernando Alonso terminó en la vuelta 42. Lo tenía todo de cara para puntuar, pero sufrió un problema en su unidad de potencia. “No power”, dijo por radio. Reportó que se había quedado sin KERS y preguntó a sus ingenieros si la avería residía en el turbocompresor, que emitía un ruido anómalo. El asturiano volvió a boxes y abandonó. Después del pertinente análisis del coche, McLaren reveló que el problema fue el escape. Con su abandono, Charles Leclerc recuperaba la décima plaza y así el acceso a los puntos.

Cuando faltaba un tercio de carrera, Valtteri Bottas metió otra marcha. Sebastian Vettel tenía 5,0 segundos de ventaja, pero los redujo a 4,4 y luego a 3,0. Iba desatado, tanto que en la vuelta 56 cometió un error. Dobló a Carlos Sainz en la recta de meta, pero trazó mal la Curva 1 y se fue largo en la Curva 2. Carlos le adelantó, con lo que Valtteri tuvo que doblarlo otra vez. Después de este episodio, Bottas volvía a estar a 5,5. Vettel reaccionó con una vuelta rápida para ampliar su renta hasta los 7,5 segundos, un margen de seguridad más que cómodo.

Max Verstappen echó el resto a cinco giros del final para intentar cazar a Valtteri Bottas, a quien tenía a tan sólo 1,5 segundos. Pero no lo consiguió. Lewis Hamilton también presionó a Daniel Ricciardo, pero el australiano se defendió con éxito de la velocidad punta del Mercedes.

Nada cambió. Sebastian Vettel se dedicó a gestionar su ventaja y cabalgó en solitario hasta la victoria, que en combinación con el resultado de Lewis Hamilton le devuelve al liderato del Mundial de Pilotos. Como anécdota, Sebastian celebró la victoria una vuelta antes de lo previsto por una confusión. Para evitar cualquier consecuencia derivada de este error humano, la FIA decreto que la carrera terminó en la vuelta 68, la vuelta previa al fallo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *