Valtteri Bottas ha conseguido la victoria en el Gran Premio de Rusia 2017. Tras clasificar en la tercera plaza el sábado, el finés ha tenido una salida magnífica, en la que ha adelantado a los dos Ferrari para ponerse al frente de la carrera. Por su parte, Sebastian Vettel se queda con la segunda plaza, mientras que Kimi Räikkönen regresa al podio por primera vez desde Austria 2016 para recoger su trofeo como tercer clasificado en esta carrera celebrada en el circuito de Sochi.

El Gran Premio de Rusia comenzaba con malas noticias para el equipo McLaren. Desde la vuelta de formación, Fernando Alonso y su ingeniero estuvieron intercambiando mensajes sobre reglajes. Algo indicaba que la situación no iba a terminar bien y, efectivamente, el coche del español se quedaba parado antes de terminar la vuelta de formación. Enfadado, el piloto se bajaba del coche y se marchaba andando hasta boxes.

Valtteri Bottas gana en Rusia

Después de la vuelta de formación extra, los semáforos se apagaban y Bottas protagonizaba una estupenda salida. El finés adelantó a los dos Ferrari y dejó atrás a su compañero de equipo para pasar a liderar el Gran Premio. Desde ese momento, el de Mercedes no perdió el liderato de la carrera, a excepción de cuando entró en boxes, momento que lideró Vettel por unas vueltas. Bottas ha firmado una carrera sólida, en la que ha cometido algunos errores de bloqueo de neumáticos, pero ha sabido mantener a raya a su principal rival para sumar su primera victoria en F1.

Accidente y coche de seguridad

Aunque la salida en sí fue limpia en los primeros metros, los accidentes no tardaron en llegar. En la primera vuelta, Jolyon Palmer y Romain Grosjean destrozaban sendos monoplazas en un toque que la FIA decidió investigar una vez finalizada la carrera. Este incidente ocasionó la salida del coche de seguridad, pero al tratarse del inicio de carrera, ninguno de los pilotos entró en boxes, por lo que las posiciones se mantuvieron hasta que el automóvil salió de la pista. Una vez reanudada la carrera, Bottas siguió comandando seguido por los dos Ferrari.

Normalizada la carrera, los pilotos se mantuvieron en sus posiciones. Al tratarse de un circuito poco exigente con la degradación de los neumáticos, los equipos han optado por una única parada, que en su mayoría ha llegado a partir de la vuelta 30. Hasta ese momento, Hamilton se vio atascado en cuarta posición sin poder adelantar a los Ferrari; Carlos Sainz conseguía adentrarse en la zona de puntos y Daniel Ricciardo no sumaba si quiera diez vueltas por problemas en su monoplaza.

Estrategas en boxes

Llegado el momento de las paradas, Mercedes escogía entrar en boxes antes que Ferrari, o al menos Sebastian Vettel. De hecho, el alemán fue el penúltimo en hacer su parada (el último fue Nco Hülkenberg, que mantuvo sus neumáticos iniciales durante 35 vueltas). El piloto de Ferrari se puso líder cuando Bottas entró en boxes, pero aunque pudo abrir un hueco de más de veinte segundos, el alemán cayó a la segunda plaza de nuevo una vez que cambió neumáticos y volvió a pista.

A partir de es emomento comenzó una cacería sin piedad. Tras las paradas, Bottas lideraba con 4,5 segundos de ventaja, pero Vettel, con neumáticos más frescos, empezó a reducir la distancia. Entre los pilotos doblados y los pequeños errores, Bottas fue perdiendo tiempo hasta tener a Vettel prácticamente detrás Las últimas cinco vueltas fueron protagonistas de una batalla encarnizada y muy reñida que no se decidió hasta la última vuelta, cuando Bottas cruzó la meta como ganador por tan solo seis décimas de diferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *