Partes anteriores:

Parte I: el impaciente y el paciente

Parte II: tracciona con calidad

Parte III: el “superviraje” (primera parte)

Hola a tod@s, continuamos por donde lo dejamos. Hoy vamos a terminar con este interesante tema del superviraje.

 

¿Cómo provocarlo?

Básicamente necesitamos algo de sobreviraje; éste puede provenir de elementos internos (setup y conducción) o externos (circuito):

  • Setup; un setup algo sobrevirador facilitará bastante la maniobra, pero hay que llevar cuidado de no forzarlo mucho ya que se hace realmente complicado mantener un coche pista en esas condiciones. Es algo que veo más útil para vueltas de clasificación que para carrera. [En otros artículos veremos con detalle qué ajustes afectan al balance del coche]
  • Conducción; haciendo un giro brusco del volante justo en el mismo instante en que soltamos los frenos para entrar a una curva, provoca un pequeño “latigazo” de la parte trasera que podemos aprovechar para iniciar el superviraje. La secuencia sería (muy rápida): suelto freno, meto giro brusco y breve del volante, y empiezo a acelerar a la vez que reduzco el giro de la dirección.
  • Circuito; un simple piano, bache o cambio de rasante pueden ser elementos perfectos que debemos aprovechar para crear un superviraje. Al entrenar en una pista, es fundamental reconocer los puntos de sobreviraje.

Recuerdo que en una versión de Bathurst (para rFactor 1), la primera curva tenía un bache que te hacía corregir siempre corregir la trazada para evitar un sobreviraje (venías con un giro de volante, pasabas por el bache y de repente ya sentías que te habías pasado de giro); lo que hice para ser más rápido fue sencillamente entrar más fuerte y con una trazada que parecía que me iba al exterior, y justamente cuando cogía el bache, éste compensaba mi trayectoria y hacía que tuviera un paso por curva increíble.

Lo mismo puede aplicarse a los pianos o cambios de rasante, hay innumerables elementos que propician ese toque de sobreviraje que necesitamos.

 

¿Cómo mantenerlo?

Una vez que sentimos que el coche quiere irse de atrás, el piloto común aflojará gas y/o hará una corrección con la dirección, perdiendo bastante tiempo. Debemos grabarnos a fuego una cosa: En general, toda corrección de sobreviraje que hagamos, es una oportunidad de superviraje desaprovechada.

La forma correcta de aprovechar ese ligero sobreviraje requiere solo dos cosas:

  • Mantener (o casi mantener) el gas; obviamente sin que se nos vaya de atrás.
  • Quitar giro al volante; aunque ya lo comenté en el artículo anterior, vuelvo a remarcar que debemos de girar más con el tren trasero que con la dirección. La dirección la usaremos para compensar ese sobreviraje, para mantener la trazada sin que se nos vaya de atrás. Digamos que es similar a cómo dan las curvas en el drifting, pero sin llegar a ese extremo de tener que contravolantear.

 

Puntos clave

  • Olvídate de supervirajes si eres principiante.
  • Se inicia provocando/buscando un pequeño sobreviraje en curva.
  • Debemos meter menos dirección con seguridad, evitando hacer correcciones; y la notaremos menos pesada.
  • El acelerador (respecto a la dirección) ganará importancia en cuanto a la gestión del viraje.
  • En todo punto de la pista en el que hayamos tenido que hacer una corrección de sobreviraje, es un buen punto para aplicar la técnica. Debe saltar nuestra alarma mental.

 

Y hasta aquí con el superviraje, una maniobra apta solo para gente con un buen volante y con buena sensibilidad. Si han quedado dudas, dejadlas en los comentarios e iré acabando con ellas una a una.

¡Saludos!

Un comentario

  1. Ninguna duda, y……cuanta razón tienes!!!
    Saludossssss!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *