Hola pilot@s; después de haber visto errores en la Parte I, vamos a entrar de lleno en cómo debe ser una tracción competitiva. Bajo mi punto de vista, ésta podría dividirse en tres fases:

 

Fase 1: Cruce freno-gas

Recupero para esta entrada algo que ya salió en los artículos dedicados a frenada, y es algo tan importante como la búsqueda del cruce de pedales.

Debemos mentalizarnos de que en líneas generales, siempre debe haber un pedal (freno/gas) accionado; es decir, si no estamos frenando, debemos estar dando un toque de gas, pequeño pero el suficiente para que el coche mantenga o incluso gane algo de velocidad.

Mucha gente se duerme y tarda una eternidad en empezar a acelerar, dando por hecho que hasta que no haya terminado la curva no hay que hacer nada. Esto es lo que le pasaba al piloto paciente que vimos la semana pasada, y os aseguro que las consecuencias de esto son del todo negativas. Un inicio rápido del gas nos dará mucha más estabilidad, paso por curva y velocidad de salida.

 

Fase 2: Empuje constante

Nos situamos ya en plena curva. En este momento lo que vamos a buscar es el mayor empuje posible que nos permita mantener la trazada correcta y sin que patinen las ruedas motrices.

La duración de esta fase dependerá del tamaño y tipo de curva; digamos que en curvas grandes y de ángulo constante, durará más.

[Para el piloto avanzado: Aquí es muy importante sentir el coche a través del acelerador y de la dirección, ambos deben trabajar en equipo para lograr la máxima velocidad en curva posible. Esto da para un artículo propio (me lo apunto), pero en líneas generales, os comento que la idea es intentar girar más a base de gas que de dirección.]

 

Fase 3: Empuje progresivo

Ya a medida que se va abriendo la trazada, simultáneamente deberemos acompañarla con el aumento de la presión sobre el acelerador. La progresión deberá ser rápida cuando salgamos de curvas rápidas, y viceversa para las lentas, debiendo ser más cuidadosos y progresivos a medida que salimos de una curva más cerrada y/o pilotamos en condiciones de escaso grip.

En este punto, sobre todo con coches muy potentes, es mejor pecar de conservadores; la semana pasada ya vimos lo que le pasa al “piloto impaciente”, y en general este tipo de fallos suelen acabar mal.

Hay que tener en cuenta que en el simracing no tenemos tanta información de sensaciones como los pilotos reales; si a esto añadimos que muchas pedaleras sufren de un pequeño lag… pues es muy complicado pilotar en el límite de grip de las gomas, así como realizar una corrección exitosa en el caso de que proceda.

 

Seguimos en la próxima parte.

¡Saludos!

3 Comments

  1. Turu

    Eh! El sábado lo ponemos en práctica. Si no hay Top 3, culpa tuya.

  2. Muy interesante como siempre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *