Con la décima posición de Sébastien Ogier (Ford Fiesta WRC) y a pesar de llevarse el francés dos puntos del Power Stage, Thierry Neuville (Hyundai i20 WRC) se aupa tras el Rally de Suecia al liderato del campeonato del mundo gracias a una contundente victoria. Le han acompañado en el podio un sobresaliente Craig Breen (Citroën C3 WRC) y Andreas Mikkelsen (Hyundai i20 WRC).

Tras el Monte-Carlo, con los resultados de los Hyundai, parecía que M-Sport iba a dominar a placer en la general de constructores desde bien temprano. Lo mismo con Ogier, primer líder de la temporada, al que le sucedía en la clasificación Ott Tänak. Tampoco Citroën o Toyota parecían haber empezado especialmente bien el año.

Pero los dos primeros rallyes del calendario, ya se sabe, son una rifa. La verdadera temporada, dicen los entendidos, empieza después de la nieve sueca, cuando las condiciones de cada cita son más normales. Así pues, la pareja de rallyes atípica (Monte-Carlo y Suecia) nos ha dejado un inicio de temporada prometedor. Ahora es Hyundai quien saca la casta y el coraje para remontar los puntos perdidos en los alrededores de Gap.

Neuville agarraba el liderato desde el inicio del segundo día y, a pesar de que Breen intentó presionarle durante la mañana de ayer, no perdió la concentración y logró gestionar bien la diferencia que les separaba. Precisamente él, Craig Breen, ha sido el otro protagonista. Pocas son las buenas noticias que llegan desde Citroën, y el irlandés es indudablemente una. Contra todo pronóstico ha ganado a pilotos más avezados en el terreno helado (como Tänak, Lappi, Suninen o Latvala) para salvar el honor de su escudería.

El tercer escalón, Mikkelsen, ya empieza a dar buena muestra de su rápida adaptación al Hyundai. En Monte-Carlo, sin la mala fortuna, hubiera quedado muy arriba; ahora, en Suecia, ha acompañado a su compañero belga en el podio. También ha hecho un muy buen rally Hayden Paddon, tercer piloto de la escudería coreana que este año alternará su programa con el de Dani Sordo.

katsuta sweden2018

Un japonés, once años después

El triunfo de Takamoto Katsuta (Ford Fiesta R5) en el WRC2 ha sido algo más que simbólico. Una sólida victoria sobre el local Pontus Tidemand (Skoda Fabia R5) hace valer toda la confianza que ha depositado en él Tommi Makinen, para quien pilota. Resulta cuanto menos anecdótico que el año pasado no demostró el ritmo que sí ha tenido durante este.

El último japonés en ganar un rally del mundial fue Toshio Arai. El mítico piloto nipón vencía el Rally de Nueva Zelanda de 2007 dentro de la extinta categoría de producción (PWRC) con su Subaru Impreza STi N12, la versión de grupo N del World Rally Car que participaba en la categoría reina. Ese mismo año ganaba Arai el campeonato.

3 Comments

  1. Lucha cerrada por el mundial, fenomenal.

  2. Pedazo rally a apretado y a ido literalmente de canto jejeje , menudo Colín creast se marcó neuville , un rally complejo y fácil hacer un error .
    Emocionante y está esté año a ver si sigue así !, gran post jefe .

  3. Turu

    Ya lo dije anteriormente… Yo voy con Thierry este año!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *