La cita inaugural del VEC no pudo ser más intensa y accidentada de lo que fue en el circuito de Indianápolis. El trazado americano presenció una batalla épica en un día marcado por las numerosas neutralizaciones de la carrera, provocadas por un tráfico intenso que obligaba a los pilotos a mantener la concentración al máximo, significando el mínimo despiste un error de consecuencias fatales.

En la máxima categoría, se libraba ya una dura batalla en la sesión de clasificación, parando Nathanael Lupson el crono en 01:15.306 para establecer la Pole Position para el GNS Endurance, seguido por el Black Hawk Racing y Thrustmaster Musto Racing a 2 y 3 décimas respectivamente. Pero ya se sabe, que en resistencia la clasificación tiene su importancia, pero ni mucho menos es una cuestión definitiva.

Durante la primera hora de carrera todo discurrió de manera normal, destacando el coche del Team Vires, vigente campeón, mostrándose realmente combativo desde las primeras vueltas tratando de ganar posiciones en pista. Pero el transcurrir de la carrera comenzaba a premiar la constancia y la prudencia, GNS Endurance y Black Hawk Racing, primero y segundo desde el comienzo de la carrera, se veían envueltos en problemas con el tráfico, significando que a mitad de carrera, el Thrustmaster Musto Racing lideraba, seguido del Ramada Motorsport y el Team Vires.

El equipo que porta el dorsal #1, imponía su ritmo y una inmejorable gestión del tráfico, alcanzando tras el paso de las vueltas el gobierno de la carrera, para vencer a la postre, con una vuelta de ventaja. Los de Ramada Motorsport mantenían su ritmo y alcanzaban la segunda posición, mientras que el Team 1 Aco, sirviéndose del accidente del Thrustmaster Musto Racing, adelantaba al Doug Henson Racing en las últimas vueltas para subirse al tercer peldaño del podium, superando los problemas técnicos sufridos durante la prueba.

En LMP2, SimTech Motorsport sobrevivía a una carrera dramática en la categoría, cuyos líderes iban cayendo y cayendo con el paso de las vueltas. Lograba una increíble victoria partiendo de la décima posición – 9 décimas por encima de la pole position -. El Team Spirit se veía envuelto en numerosos accidentes, haciendo inútil su buen ritmo de carrera, mientras que el Nitor Velox naufragaba tras partir de la segunda posición con un abandono que se salda con 0 puntos para el campeonato. El Team 1Aco, completaba una épica remontada tras la desconexión de los instantes iniciales de la carrera, y alcanzaba una segunda posición que significaba el doblete en el podium del equipo. Por su parte, el 3wide Motorsport obtenía un magnífico resultado con su tercer puesto, sin grandes alardes, pero con una actuación muy seria.

Finalmente, en GT, el Ajira Racing #73 era el único coche capaz de materializar su Pole Position en la carrera, completando una actuación absolutamente destacada, y aventajando en una vuelta a sus perseguidores, el Nitor Velox, que en la categoría GT si que conseguía finalizar y subir al podium, completado por el Satellite Racing que se ayudaba de una estrategia conservadora para subirse al cajón tras partir de la undécima posición.

Destacar, que en la División Tres, el Push Rod Racing, equipo español, hacía un doblete de victorias, con Iván Rico, Fernando Cerrato y Antonio J. Vicens ganando en LMP1 y Aitor Sintes junto Jorge Fernandez en GT. ¡Enhorabuena!

Próxima cita del Virtual Endurance Championship el 4 de Noviembre, 6 horas de Fuji.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *