Cierto, podríamos servirnos del parapeto que ofrece un mundo sin escrúpulos, ausente de valores, en el que la supervivencia y el bien personal ejerce supremacía sobre cualquier otro aspecto que pudiéramos considerar, para justificar cualquier actitud o acción frente a los demás, el todo vale es lo más fácil.

Llevar a cabo cualquier plan o maniobra, por sucia que sea, para alcanzar la victoria.

Utilizar los medios necesarios para marcar el tiempo más rápido, por muy inmorales o ilegales que sean.

Inventar, copiar o difundir cualquier información relacionada, aún sin tener conocimiento de su origen o veracidad, en búsqueda del máximo alcance.

Servirse de cualquier contenido popular, por muy arcade o irreal que sea, y hacerlo pasar como SimRacing.

Organizar campeonatos sin ninguna preparación previa, sin reglamento consistente en el que sustentarse.

Organizar carreras sin ningún tipo de supervisión o revisión, evitando cualquier trabajo post-carrera.

Vender productos relacionados con el SimRacing, a precios desmesurados a coste del auge del género.

Utilizar productos ya existentes, como si fuesen diseños o inventos propios.

Tiranizar las relaciones entre pilotos y equipos, apoyándose en una fama creada por los propios pilotos.

Servirse de su posición social, para humillar o ridiculizar a otros usuarios.

¿Este es el SimRacing que queremos?

Me niego a creer en ese proyecto de futuro. Prefiero pensar en un proyecto limpio, en el que todos los pilotos se respetan, tanto fuera como dentro de la pista, y respetan unas normas previamente establecidas, en las que se marcan los límites y consignas de cada competición, las cuáles se aplican rigurosamente durante y después de cada carrera por organizaciones que promocionan campeonatos con un alto standard de simulación.

También creo en los medios especializados, esos que apuestan por el SimRacing plural con denominación de origen, que no se dejan conquistar por la noticia fácil vendida por grandes empresas que lanzan títulos de carreras virtuales de gran espectro, esos que anuncian pequeñas marcas de hardware que fabrican con mimo grandes aficionados al género y ofrecen productos de calidad premium a precios razonables a esos usuarios que un día fueron ellos, esos mismos que de un tiempo ahora son conocidos youtubers o pilotos de SimRacing, y ayudan y respetan de igual manera a todos sus seguidores, no seguidores, rivales y compañeros de hobby.

Llámame iluso, pero creo en el SimRacing de siempre, el de los usuarios, el de la comunidad. En fin, en ese de donde venimos.

This is SimRacing, OLD SCHOOL.

7 Comments

  1. Completamente de acuerdo!

  2. Espero que el SimRacing llegue a tener algún día ese ambiente de respeto y caballerosidad como creo que la mayoría queremos, fair play señores.

  3. VirtualWheels ofrecía eso.

  4. Sé puede decir más alto pero no más claro!!!!
    Fantástico artículo y totalmente de acuerdo

  5. totalmente ,te lo compro , lo que no entiendo es la foto jajajaja , buenisisma.

  6. Siempre que algo se masifica aparecen las ratas ,, pero bueno está en la condición humana y de eso como se dice ,, en la villa del señor hay de todo .
    Lo que podemos hacer es comportarnos como debemos y nos gusta que nos traten , y ellos , los que no demuestren respeto y educación solos se harán el camino hacia la calle, jejeje buen artículo como siempre jefe .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *