El vigente campeón del mundo sigue demostrando las cualidades que le han alzado a ser el mejor piloto del último lustro. Sébastien Ogier (Ford Fiesta WRC) ha sido el campeón del Rallye Tour de Corse, el diez mil curvas, cuarta fecha del campeonato del mundo. Gracias a este resultado gana más ventaja aún sobre Thierry Neuville (Hyundai i20 WRC).

El belga no tuvo su mejor fin de semana. A pesar de acabar en el podio, un resultado muy bueno de cara a la clasificación general, el de Sankt Vith no pudo encontrar el ritmo óptimo en los tramos centrales del rally, disputados el sábado, lo que propició que Ott Tänak le terminara rebasando. El estonio, que vuelve a ser el mejor piloto de Toyota, completó un fin de semana sobresaliente para terminar remontando de la cuarta a la segunda plaza.

Fuera del podio quedó Dani Sordo (Hyundai i20 WRC), cuarto, a pesar de no encontrarse cómodo con el coche y de no marcar tiempos más propios de un especialista en asfalto. Estuvo beneficiado por lo complicado del terreno corso; donde otros tenían problemas y perdían tiempo – o incluso el rally – él pudo pasar sin pena ni gloria, sin brillar pero sin fallar.

Tal fue la dureza del Tour de Corse que Jan Kopecký (Skoda Fabia R5), como en Monte-Carlo, logró colarse en el top diez final, llevándose además la victoria en el WRC-2. Esta vez fue octavo, superando por seis segundos a Kris Meeke (Citroën C3 WRC). Suya fue la mejor posición de la marca de los chevrones con la salida de pista de Sébastien Loeb el primer día.

Mejor suerte para Citroën corrió Yoann Bonato, debutante en el mundial con el Citroën C3 R5. Acabó segundo de la segunda categoría. Stéphane Lefebvre, que formaba equipo con él, abandonó el sábado tras perder los frenos en su unidad, misma que la de Bonato, en una zona rápida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *