El pasado 8 de enero finalizó el CES 2017, la mayor feria de electrónica de consumo del mundo. En ella pudimos ver que el avance de la RV es firme y cada vez más acelerado, pero la cuestión es: ¿estamos ante otro capricho inútil, o realmente merece la pena?

 

La RV de los 90 vs actual

Cuando se habla de la actual RV entre la gente de más de 25-30 años, se suele hacer referencia al intento que hizo la industria de consumo allá por los años 90, para vendernos “realidad virtual”; con aparatos toscos, de malísima resolución y seguimiento, capaces de crear malestar hasta en la persona más ruda.

Yo tuve la ocasión de probar uno de aquellos aparatos siendo niño y aún recuerdo que, siendo un avance importante para la época, la experiencia en sí dejaba muchísimo que desear; aquello tenía mucho de “virtual” y poco de “realidad”. Para mí aquello no representaba el nacimiento de la RV.

Pero llegó 2013 y pude probar de nuevo la RV, esta vez de manos de Oculus y su DK1, y esta vez sí acabé alucinado. No tanto por el dispositivo en sí, si no por lo que aquello representaba; ahora sí le veía futuro a la RV, ahora sí que podría “teletransportarte” a mundos virtuales.

 

Como simracer, ¿qué puede aportarme la RV frente a mi monitor?

Es la cuestión que debemos hacernos antes de plantearnos dar el paso a la RV. Básicamente lo que nos aporta es:

· Vision estereoscópica (3D); aunque hay sistemas 3D de gafas, el 3D más real y natural que he probado nunca ha sido en las gafas de RV. Y en comparación a una pantalla 2D, con ellas podremos calcular muchísimo mejor las distancias, velocidades, dimensiones…

· FOV; el campo visual que te ofrecen una gafas de RV sería comparable al de usar una pantalla de cine a unos pocos metros. Es cierto que las actuales gafas no son capaces de abarcar más de 110-120º, aunque ya hay proyectos en los que esperan alcanzar los 200º.

Un sistema de 3 monitores/proyectores, bien configurado tendría más fov horizontal; pero claro, también hablamos de gastar mucho más dinero, para obtener un resultado bastante peor en cuanto a inmersión.

Conjuntamente con esto, está capacidad de mostrarnos el mundo virtual en su tamaño real (escala 1:1); es decir, si la pista tiene 10 m de ancho, tú ves 10 m de ancho delante de ti. De esta forma es mucho más natural para el cerebro el cálculo de las variables que anteriormente comentaba (distancia, velocidad…).

· Seguimiento de la cabeza; una de las características estrella de las gafas es la precisión con las que son capaces de saber qué deben mostrarnos según si movemos la cabeza en cualquier dirección y sentido. ¿Qué supone esto? Supone que puedes ir pilotando y girar la cabeza para ver bien el interior de la curva o asegurarte de que no tienes a un adversario justo a tu lado, lo cual esimportantísimo de cara a la competición seria de simracing.

 

Bien! entonces… ¿me paso ya a la RV?

Responder a esta cuestión dependerá de las circunstancias de cada persona. Antes de pasarnos a la RV cabe destacar que no todo es perfecto y maravilloso, quedando aún algunos detalles por pulir como son:

· Resolución; tanto el Oculus CV1 como el HTC Vive cuentan con una resolución total de 2160×1200, lo cual no es suficiente dado el gran tamaño de FOV. Para ver las cosas definidas como las veríamos en un monitor, necesitaríamos resoluciones superiores a 4K por ojo, además de solucionar el screen door efect (efecto rejilla). Dicho esto, la resolución es suficiente para pilotar y disfrutar de la experiencia.

· Compatibilidad; aunque los desarrolladores van dando el paso a la RV, actualmente hay pocos títulos que estén 100% adaptados para poder usarse con las gafas. En cualquier caso, lo importante es que se está trabajando en este sentido y a lo largo de 2017 llegarán a la RV sims como rFactor 2.

· Precio; bajo mi punto de vista la RV sigue siendo cara. Solo el visor ya ronda los 700€ y a eso debemos sumarle el coste de tener un potente ordenador que entregue los frames necesarios para una buena experiencia. Cabe esperar que pronto lleguen nuevos visores de otros fabricantes y los precios empiecen a caer.

· Mareos; a pesar de que se ha mejorado mucho en este aspecto, aún hay personas que se ven afectadas por los mareos en RV. Yo soy de los que se marea con cierta facilidad, y en RV en los primeros días quizás tenía algo de malestar en juegos con mucho movimiento, pero a los tres día ya podía estar horas y horas con las gafas sin ningún problema. Por otro lado, se ha demostrado que el tener elementos fijos de referencia en el juego ayuda a reducir los mareos, y en ese caso somos afortunados los simracers ya que vamos metidos en un coche todo el tiempo.

· No te ves las manos; aunque esto para mí no era un problema (lo último que hago es mirar las manos mientras voy pilotando), entiendo que hay gente con botoneras complicadas y que en ciertos momentos necesitan apartar la vista del trazado.

 

Conclusión

El dar el paso ya o esperar un poco dependerá de nuestras prioridades y paciencia, pero la experiencia que ofrece la RV es tan intensa que una vez la pruebas se hace difícil volver a un monitor. Y yo lo tengo clarísimo, el futuro del simracing pasa por la RV.

 

 

 

 

4 Comments

  1. Me alegra mucho leer tu opinión final

  2. Turu

    Muy interesante!

    Desde mi punto de vista, y sin querer profundizar demasiado, pienso que aún no es el momento de la RV en SimRacing. Pero si que estoy de acuerdo contigo en que el futuro de esto pasa por ahí.

  3. Ernesto Lara

    Afortunadamente ya tengo los Oculus Rift CV1, es una experiencia inigualable, uno o 3 monitores jamás se le va a comparar a la VR, y es lamentable ver como juegos actuales como Dirt 4, F1 2017, WRC 7 entre otros no le dan soporte a la VR, por eso mismo no los he comprado espero que en algún futuro les den soporte, desde que pruebas y sientes la experiencia con la VR ya no quieres volver a jugar en un monitor

    • Turu

      Buenas Ernesto, desde luego que la RV aporta una inmersión sin precedentes y una sensación de “verdad” indudable. No obstante, hay bastantes personas que aún prefieren el triple monitor, y es entendible en el sentido de que la RV aún tiene mucho por caminar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *