Noticia original: https://soymotor.com…

Jari-Matti Latvala ha conseguido finalmente la victoria en el Rally de Australia para entregar a Toyota el Campeonato de Constructores de manera automática. Por su parte, Sébastien Ogier ha finalizado quinto y se ha proclamado hexacampeón del mundo, por segunda vez con M-Sport, mientras Thierry Neuville y Ott Tänak han abandonado la contienda en la última etapa.2

El Mundial de Rallies llegaba a Australia para poner punto y final a una de las temporadas más ajustadas y apasionantes de los últimos tiempos. Tres pilotos con posibilidades de alzarse con la gloria y otras tantas marcas para hacer lo propio en el Campeonato de Constructores prometían guerra y suspense hasta la conclusión del último tramo y, por supuesto, no han defraudado.

Así, el rally comenzó con una muestra de poderío de Toyota. Durante la madrugada del viernes cayeron algunas gotas y los pilotos de la marca japonesa lo aprovecharon para conseguir un triplete en el primer tramo, si bien la lluvia no fue a más y pronto comenzaron a perder terreno, en favor de un equipo Citroën que finalizó la etapa del viernes con un doblete provisional.

Sin embargo, una vez que el orden de salida se invirtió con las posiciones del rally –como es obligatorio los sábados y los domingos–, los Toyota sacaron todo su rendimiento a relucir. Tanto Ott Tänak como Jari-Matti Latvala exprimieron sus respectivos Yaris WRC para rebasar uno por uno a sus rivales y ejercer toda la presión posible sobre Sébastien Ogier. Al término de la jornada del sábado, Tänak lideraba con más de 20 segundos de ventaja respecto a Latvala.

rally-australia-2018-ostberg_0.jpg

Por detrás, la batalla por el campeonato estaba al rojo vivo. Sébastien Ogier era sexto a falta de la última etapa y Thierry Neuville, tras varias salidas de pista y con el coche maltrecho en algunos tramos, era octavo. En ese momento, el francés se encontraba en una cómoda posición para conseguir un nuevo entorchado, ya que su sexta plaza descartaba automáticamente a Tänak, y Neuville se encontraba por detrás.

Pero aún quedaba la etapa definitiva, y con ella vinieron las sorpresas, sobre todo para Tänak y Neuville. Por la mañana, la lluvia decidió aparecer para aportar algo más de picante a la situación y los tramos estaban muy resbaladizos. Entonces, el estonio se fue largo en una curva de izquierdas y dañó levemente su vehículo, perdiendo una cantidad cercana a los 20 segundos. Junto al scratch en Coramba, Latvala ascendió al liderato y desde la marca nipona decidieron no tomar riesgos para asegurar el Campeonato de Constructores.

Tänak quería continuar la lucha, pero dadas las condiciones y la remota posibilidad de ser campeón, tuvo que rendirse. “Se quedó atascada la marcha atrás, ¿qué puedo decir? No creo que podamos luchar –contra Latvala–”, ha comentado el estonio tras el incidente, visiblemente decepcionado por haber perdido una victoria que ayer tenía prácticamente en el bolsillo. Para más inri, en el penúltimo tramo, Tänak se vio obligado a abandonar tras golpear un árbol y dejó en bandeja la victoria a Latvala –que mantiene su racha de ganar al menos un rally cada año desde 2008– y el título a Ogier.

Otra de las sorpresas ha sido el abandono de Thierry Neuville en el antepenúltimo tramo, debido a un accidente que acabó con una rueda trasera de su Hyundai i20 Coupé WRC arrancada. El piloto belga no ha estado cómodo durante todo el fin de semana y ha cometido errores en cada etapa, aunque quizás el del viernes fue el más importante, ya que perdió varias posiciones al final de la jornada y se vio obligado a abrir pista el sábado de nuevo, con la sangría de tiempo que ello conlleva. En la siguiente fotografía se pueden apreciar los daños que sufrió el coche de Neuville el viernes.

neuville-viernes-australia.jpg

Sabedor del abandono de Neuville, Ogier se dedicó a gestionar la ventaja en los últimos tramos, algo en lo que el francés siempre ha demostrado ser todo un especialista. A la postre, el piloto de M-Sport Ford ha concluido en la quinta plaza y ha alzado su sexto título consecutivo, en una temporada que a buen seguro recordará como la más complicada hasta la fecha.

Como no podía ser de otra manera, Ogier estaba exultante tras certificar el título. “La temporada ha sido muy intensa, estoy muy orgulloso de mi equipo y de lo que hemos logrado. Sois los mejores, ha sido un viaje increíble y ahora quiero disfrutar por última vez de este coche. Espero no echarlo de menos el año que viene”, ha expresado Sébastien.

Fuera de la lucha por el Campeonato de Pilotos, Hayden Paddon trató de salvar el honor de Hyundai en este rally, pero no pudo seguir el ritmo de los Toyota. No obstante, el neozelandés ha vuelto a subir al podio para maquillar una temporada gris, mientras Mads Østberg, que el viernes dio la campanada, ha dado una pequeña alegría a Citroën con la tercera posición. Asimismo, Esapekka Lappi se ha despedido de Toyota –irá a Citroën en 2019– con un cuarto lugar que sabe a poco tras los problemas mecánicos del viernes.

Además, detrás de Ogier han finalizado sus ‘escoltas’. Tanto Elfyn Evans –sexto– como Teemu Suninen –séptimo– se dejaron adelantar el viernes por Sébastien, en pos de que gozase de una mejor posición de salida y poder así aumentar la ventaja respecto a Neuville. En este sentido, cabe destacar la gran labor de Malcolm Wilson esta temporada, que supo apostar por un solo caballo ganador. Sin órdenes de equipo, que han sido muchas este año, quizás el resultado habría sido diferente.

ogier-wilson-ingrassia-soymotor.jpg

En WRC2, con la categoría ya decidida –Jan Kopecký ya se ha proclamado campeón esta temporada–, los ‘gallos’ decidieron no realizar el largo viaje hasta Australia. No obstante, Alberto Heller se encargó de hacer las delicias de los aficionados con su Ford Fiesta R5 y se llevó la victoria de la categoría de plata. El chileno batallaba contra su hermano Pedro y Armin Kremer, pero ambos abandonaron y allanaron su camino hacia la victoria.

Esto ha sido todo en el Rally de Australia 2018. La temporada más emocionante de los últimos 15 años toca a su fin, con Toyota, Sébastien Ogier y Julien Ingrassia como vencedores de los tres campeonatos que se disputan. El año que viene habrá una gran cantidad de cambios de asiento, por lo que la incertidumbre en términos de rendimiento reinará hasta el 24 de enero, cuando se efectuará el pistoletazo de salida de la temporada 2019, en Monte Carlo.

POWER STAGE

En cada prueba del Campeonato del Mundo de Rallies, un único tramo funge como Power Stage, en el que se otorga puntuación extra a los cinco pilotos más rápidos. En esta ocasión, el tramo designado fue la segunda pasada por Wedding Bells y los agraciados han sido, por orden: Sébastien Ogier, Esapekka Lappi, Mads Østberg, Elfyn Evans y Jari-Matti Latvala.

 

Rally de Australia 2018

1 Jari-Matti Latvala – Toyota Yaris WRC – 2h59’52”0

2 Hayden Paddon – Hyundai i20 Coupé WRC – +32”5

3 Mads Østberg – Citroën C3 WRC – +52”2

4 Esapekka Lappi – Toyota Yaris WRC – +1’02”3

5 Sébastien Ogier – Ford Fiesta WRC – +2’30”8

 

Campeonato de Pilotos

1 Sébastien Ogier – M-Sport Ford – 219 puntos

2 Thierry Neuville – Hyundai – 201 puntos

3 Ott Tänak – Toyota – 181 puntos

4 Jari-Matti Latvala – Toyota – 128 puntos

9 Dani Sordo – Hyundai – 71 puntos

 

Campeonato de Marcas 

1 Toyota – 368 puntos

2 Hyundai – 341 puntos

3 M-Sport Ford – 324 puntos

4 Citroën – 237 puntos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *