Noticia original: https://soymotor.com/

Niki Lauda, tres veces campeón y leyenda de la Fórmula 1, ha muerto este lunes. El austríaco se había sometido a un trasplante de pulmón en agosto de 2018 y desde entonces había permanecido alejado de los circuitos y de la vida pública. En los últimos días la medicación recetada afectó a sus riñones y tuvo que ser ingresado a una clínica para un tratamiento de diálisis.

Lauda era una de las grandes personalidades del paddock. El carismático tricampeón ganó dos títulos con Ferrari en 1975 y 1977, y un tercero con McLaren en 1984. Debutó en 1971 de la mano de March y también corrió para BRM y Brabham. Desde 2012 ejercía de presidente no ejecutivo en Mercedes, donde fue la mano derecha de Toto Wolff desde la llegada de éste al equipo en 2013. Juntos contribuyeron a la hegemonía de la marca alemana.

Niki se sometió a un trasplante de pulmón en agosto de 2018. Desde entonces, su recuperación le había mantenido alejado de los circuitos, si bien sí trascendió un mensaje en vídeo que grabó para felicitar los títulos mundiales de la temporada pasada. Se trataba de su tercera intervención de este tipo, después de recibir un riñón de su hermano en 1997 y otro de su mujer en 2005, después de que el primero le fallara.

Los médicos no se atrevían a determinar una fecha de regreso. Es sabido que en los últimos días su salud deterioró, porque la medicación que tomaba durante el proceso afectó a sus riñones. Según confirmó su hermano Florian, tuvo que ser ingresado a una clínica privada para someterlo a un tratamiento de diálisis por problemas renales.

La familia ha emitido un comunicado este martes para dar la noticia.

“Con gran tristeza, anunciamos que nuestro querido Niki ha fallecido junto a su familia este lunes. Sus logros únicos como deportista y empresario serán y permanecerán siempre inolvidables”, se puede leer en el comunicado que emite su familia, según publica el diario británico Daily Mail.

“Su entusiasmo incansable, su sencillez y su valentía son hoy un modelo para todos nosotros. Lejos de las cámaras, era un esposo, padre y abuelo cariñoso. Le echaremos de menos”, añaden para concluir.

Niki Lauda compitió en 171 carreras de Fórmula 1, de las que ganó 25. Subió al podio en 54 ocasiones y firmó 24 vueltas rápidas. Pero además de por sus números, Niki pasó a la historia por eludir a la muerte en más de una ocasión, pues sobrevivió a un brutal accidente en Nürburgring 1976 en el que sufrió quemaduras de tercer grado en la mayor parte de su cuerpo y perdió parte de su oreja derecha. Seis semanas después de aquello, regresó a la competición para intentar vencer a su gran rival de ese año, James Hunt. La historia de la batalla entre los dos se llevó a la gran pantalla con la película Rush.

También era uno de los personajes del paddock, junto con Helmut Marko, famoso por su estilo directo y su espontaneidad a la hora de hablar sin reparo de cualquiera. Tras 1985, se retiró y antes de trabajar con Mercedes fue asesor de Ferrari e incluso jefe de equipo de Jaguar.

LA EVOLUCIÓN DE LAUDA DESDE EL TRASPLANTE 

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *