Hubo carambola. Marc Márquez ya es campeón del mundo por quinta vez. El ilerdense logró su tercer título de MotoGP merced a su victoria en Motegi y a las caídas de Valentino Rossi y Jorge Lorenzo. Todo lo que podía pasar a favor del catalán, sucedió. De salida, Jorge tomó la delantera. Quería marcar el ritmo. Marc lo vio y le siguió. Vale intentó pasar al de Cervera, pero este se defendió bien.

El leridano tomó la cabeza a falta de 21 giros. Adelantó bien a Lorenzo. La primera condición para el título ya se daba. Él podía ganar. Marc forzó y marcó dos vueltas rápidas. Rossi vio la jugada y rebasó a su compañero. Pero en su intento por no permitir la fuga de Márquez se cayó a falta de 18 vueltas en la curva 10. Volvió, pero acabó en boxes. La segunda condición, que era que Valentino no pasara del 15º también se daba.

Todo quedaba a expensas de Lorenzo. El balear mantenía a raya a Dovizioso y Aleix. Si era cuarto, Marc ataba la corona. Pero, con el paso de las vueltas, Andrea se le acercó. El mayor de los Espargaró, en cambio, se vino abajo. Parecía que no habría título hasta Australia, pero Jorge se cayó en la curva 9 a falta de cinco vueltas.

Fuente: marca.com
Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *