Noticia original: www.soymotor.com/…

La eterna clasificación pasada por agua en Monza, acompañada de las múltiples sanciones que debían aplicarse a un total de siete pilotos, nos dejaba una carrera con posiciones descolocadas para una emocionante salida. Además, la necesidad de Ferrari por remontar para tratar de llegar al podio, y un Lewis Hamilton que buscaba recuperar el liderato del Mundial desde la Pole. Y lo ha logrado de manera aplastante. El británico dominó de principio a fin y recupera el liderato en el Mundial con tres puntos de ventaja sobre Vettel, que ha sido tercero. Completó el podio en segunda posición Valtteri Bottas.

La salida del Gran Premio de Italia fue sorprendentemente limpia con Esteban Oconadelantando a Lance Stroll antes de la primera curva y Kimi Räikkönen protagonizando un bonito duelo con Valtteri Bottas, que finalmente fue para el de Mercedes. Y un impresionante Verstappen escaló hasta la octava posición, pero su ímpetu de adelantamiento acabó con un pinchazo tras tocarse con Felipe Massa en la lucha por la séptima plaza.  Problemas en su RB13 que acabaron con el holandés en boxes y con la posibilidad de llegar a los puntos realmente comprometida.

Mientras tanto, Bottas se quitaba de encima a Stroll y Ocon sin mayores problemas, ySebastian Vettel daba cuenta de su compañero de equipo para ponerse quinto. El alemán no tardó más de 3 vueltas en colocarse en plaza de podio, adelantando sin ninguna dificultad al Williams y al Force India.

Por delante, Hamilton dominaba sin problemas seguido por su compañero de equipo después de 10 vueltas. Kimi por su parte reportaba problemas en su monoplaza y no podía adelantar a Stroll. Por ello el finés paró en la vuelta 16 para montar neumático blando e intentar el undercut tanto al canadiense como a Ocon. Le salió bien a medias, ya que sólo pudo quitarse de encima al Williams. En cuanto a los españoles, Sainz realizó su parada en la vuelta 14 para montar neumático blando cuando rodaba 14º, mientras que Alonso reportaba problemas en el cambio de su MCL32 después de una batalla cuerpo a cuerpo con Palmerque fue penalizado con 5 segundos por saltarse una curva en el transcurso de ese duelo, pero el inglés tomó una ventaja de casi 10. Por ello Fernando protestó –en repetidas ocasiones– por radio. Molesto con la FIA por una sanción considerada por el español como “un chiste”.

¿Y Daniel Ricciardo? Como siempre, sin hacer mucho ruido, y haciendo su trabajo a la perfección. El australiano partía 16º, pero poco a poco fue subiendo posiciones hasta colocarse en la cuarta plaza en el ecuador de la carrera. En la vuelta 26 Räikkönen pudo adelantar finalmente a Esteban Ocon, aunque Kimi peleaba por la cuarta plaza con el piloto de Red Bull. Vettel realizó su parada en la vuelta 32 –al igual que Alonso–, y sólo una vuelta más tarde Hamilton se fue también a boxes para montar el neumático blando que le llevaría a la victoria final.

Malas noticias de nuevo para McLaren-Honda. “No power”, fueron las palabras de Vandoorne instantes antes de tener que abandonar. Otro abandono, otra decepción en medio de todas las conversaciones que sitúan a Renault como motorista de los de Woking para 2018.

La parada de Ricciardo –último piloto en entrar a boxes– llegó en la vuelta 38, y después de haber completado unas vueltas magníficas, salió en quinta posición por delante de Ocon y justo por detrás de Räikkönen, pero con el neumático superblando, por lo que la batalla entre ambos sólo duró una curva. El aussie adelantó a Kimi en la primera chicane, y dirigía su mirada hacia Vettel. 11 segundos le separaban del alemán a falta de 11 vueltas. El piloto de Red Bull acaparó la principal atención del tramo final de carrera, pintando de morado sector tras sector y recortado tiempo a Vettel, aunque finalmente no pudo darle caza. Le faltaron varias vueltas a Ricciardo para optar al podio, aunque eso no ensombrece su gran remontada. Al final, Vettel aguantó la tercera posición y minimizó al máximo los daños después de la desastrosa clasificación del sábado.

A falta de sólo dos giros para el final, se confirmó el mal fin de semana para McLaren. Alonso debía decir adiós a la carrera. A través de la radio reportaban problemas en su monoplaza, por lo que el asturiano tuvo que abandonar. En esta ocasión a causa del cambio –y para evitarse una sanción en Singapur– decidieron parar su monoplaza. Novena retirada de la temporada. “It’s a joke”.

Por delante, Hamilton dominó sin ningún problema y se llevó la victoria finalmente. De esta forma recupera el liderato del Mundial y se coloca tres puntos por encima de Sebastian Vettel. Sexta victoria de la temporada para Lewis. Bottas fue segundo sin problemas, para completar otro plácido doblete de Mercedes.

Hamilton asalta el Mundial en Italia

Esteban Ocon consiguió la sexta posición –su mejor resultado en la F1– y se impuso en el duelo a Lance Stroll, que fue séptimo y debió defender su posición en el tramo final de carrera con su compañero de equipo. Felipe Massa finalizó octavo y Sergio Pérez noveno. Cerró la zona de puntos un correoso Max Verstappen que sumó un punto pese a todos los inconvenientes. A las puertas de sumar se quedó Kevin Magnussen, que protagonizó un duelo en las últimas vueltas con Max, que finalmente fue para el de Red Bull. Kvyat fue duodécimo y Hülkenberg decimotercero.

Carlos Sainz sólo pudo ser decimocuarto. Complicado fin de semana para el madrileño, que por primera vez en todo el año finaliza una carrera fuera de los puntos. Grosjean fue decimoquinto y Wehrlein cerró la clasificación. En cuanto al resto de abandonos, Palmer dejó la carrera en la vuelta 31, y Ericsson se retiró en la última vuelta con problemas en su monoplaza.

La Fórmula 1 se toma un descanso la próxima semana para volver con fuerza en Singapur dentro de 14 días. Allí deberíamos ver un McLaren mucho más competitivo, y a los Red Bull acercarse más que nunca a los líderes, por no hablar de una nueva batalla por el título entre Hamilton y Vettel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *