Partes anteriores:

Parte I: fundamentos básicos.

Parte II: 3 fases de una gran frenada.

Parte III: ¿Dónde debo frenar?

Parte IV: las 2 excepciones

Parte V: Frenos vs freno motor.

 

A partir de esta entrada vamos a ir viendo uno a uno los ajustes más importantes a tener en cuenta para sacar el máximo de los frenos de un coche. Para meternos en ello vamos a ver en primer lugar el reparto de frenada.

 

¿Qué hace?

Distribuye la fuerza entre el tren delantero y trasero (D:T). Ejemplo: un 70:30 indica que el 70% de la fuerza de frenada irá al tren delantero, y el resto al trasero.

 

¿Cómo ajustarlo? (Principiante)

Partiendo de un reparto equilibrado de 60:40 (no sería 50:50 ya que al frenar el tren delantero tendrá más grip, y por tanto podrá recibir más potencia de frenada), calentaremos gomas y empezaremos a hacer frenadas fuertes prestando atención a lo que el coche hace o quiere hacer. Si bloqueamos del tren delantero, probaremos con un balance un poco más trasero; y al revés si vemos que derrapamos con las ruedas traseras.

Al final se trata de llegar a ese balance en que nos sentimos cómodos frenando fuerte, con un reparto equilibrado, en el que el coche se mantiene estable y responde al volante.

 

¿Cómo ajustarlo? (Avanzado)

Lo primero que haremos será asignar dos botones (accesibles) para poder modificarlo en carrera. A partir de ahí, buscaremos el reparto con el que nos sintamos cómodos, prestando especial a cómo sentimos el balance del coche.

En general un reparto más delantero irá mejor cuanto más recta y fuerte sea la frenada; y un balance más neutro o trasero nos irá mejor en frenadas menos pronunciadas y/o con algo de apoyo (es decir, frenar mientras giramos). Dicho esto, si no te apetece ir variándolo constantemente, puedes optar por un reparto neutro y cambiarlo solo cada X vueltas en caso de “sentirlo” necesario.

Además deberemos tener en cuenta dos cosas:

  • Desgaste de gomas; si apreciamos un desgaste muy desiquilibrado, mi consejo es que lleves el reparto hacia el tren menos desgastado y no frenes tan fuerte. Perderás en tiempo por vuelta pero ganarás en seguridad y podrás alargar la vida de los neumáticos.
  • Peso; hay coches en los que el balance va cambiando a medida que se vacía el depósito. Según se vuelva más sub/sobrevirador, podría ser muy interesante variar el reparto ya que dicha variación de peso afectará a la frenada.

 

Hasta la siguiente entrada!

4 Comments

  1. gracias una vez mas ,, a la espera de mas materia.

  2. Gracias Franky !! esta parte me interesa mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *