Partes anteriores:

Parte I: fundamentos básicos.

Parte II: 3 fases de una gran frenada.

En el último artículo vimos cómo frenar, pero algo igual de importante es el momento en que empezar a frenar; una mala decisión conllevará que seamos más lentos, inconsistentes, fáciles de adelantar y que aumenten las posibilidades de acabar con el coche fuera de pista.

El punto de referencia

Un punto de referencia es un elemento fijo del circuito (incluyendo pista y entorno) que usamos a modo de clave o pista visual para indicarnos que debemos realizar una acción (generalmente para frenar).

Este punto podrá basarse en múltiples elementos como: pianos, carteles, árboles, etc. Mi consejo en este sentido es que elijas algo que esté lo más cerca posible de la pista, así te será más fácil ser preciso en ese punto. Por otro lado debemos evitar elegir puntos de referencia como:

  • Elementos móviles; por ejemplo carteles que sean susceptibles de ser golpeados y salir volando.
  • Sombras; con simuladores antiguos podría usarse, pero en los actuales las sombras son dinámicas e irán cambiando.
  • Dibujo/mancha de la pista; aunque sería válido para rodar en solitario, debemos tener en cuenta que en carrera habrá ocasiones en las que vayamos a rebufo de alguien, y en esos instantes es muy probable que el coche que llevamos delante tape la referencia, creando una situación de mucha inseguridad que puede llevar fácilmente a una colisión.
  • Elementos poco visibles de noche (en carreras nocturnas).

¿Cómo fijarlo?

Para esta misión debemos ir con el coche cargado con la máxima cantidad de kg que usaremos en carrera, y en condiciones de grip similares a las del inicio. Ahora voy a dirigirme a dos grupos distintos de pilotos:

– Principiante: céntrate en fijar un punto de referencia conservador en el que sabes que siempre vas a frenar con seguridad y respétalo durante todas las vueltas, salvo que empeoren demasiado las condiciones de grip y te veas obligado a adelantar la frenada. En cualquier csao, piensa que es muchísimo mejor entrar demasiado lento a una curva, que hacerlo demasiado rápido.

– Intermedio/avanzado: usa el punto como guía pero siente el coche constantemente para afinar el comienzo de la frenada. La idea es tomar un registro mental de cada última frenada en cada curva y variar constantemente el inicio de esta en función de las condiciones. Ejemplo:

  • V1 (vuelta 1): freno en el cartel de “20m”, veo que entro sobrado y quiero apretar el ritmo.
  • V2: freno justo pasado el cartel y veo que ha ido perfecto.
  • V5: noto el coche más ligero y más grip, así que freno medio segundo después de llegar al cartel.
  • V15: ya me cuesta apurar tanto la frenada por el desgaste de gomas, paso a frenar a la altura del cartel.

Esto debe aplicarse a cada curva y en cada vuelta, puede parecer algo muy difícil pero se trata de ir concentrado 100% sintiendo lo que nos transmite el coche.

Otra recomendación muy interesante para el avanzado es que en los puntos buenos de adelantamiento en frenada, también localices un punto de referencia por la parte interior de forma que si tiras el coche para intentar adelantar, lo hagas de forma magistral y con seguridad.

¿Dónde?

En la Parte I vimos que lo mejor era frenar rectos. Teniendo en cuenta esto, nuestro inicio ideal de frenada se sitúa en un punto en el que nos permite frenar lo suficiente y hacerlo yendo rectos, sin tener que girar el volante hasta que soltemos el pedal de freno.

[Nota: aquí entraría en juego el concepto de cómo trazar, cosa que veremos en artículos futuros dedicados a ello].

Uno de los errores más graves que puede comenter un principiante es el retrasar al máximo la referencia de frenada y continuar frenando mientras empezamos a girar el volante. Queda muy bonito eso de frenar más tarde que nadie, pero serás más lento, inconsistente y encima te cargarás mucho antes las gomas.

Por tanto toma nota: pisa el pedal yendo recto, y suéltalo yendo recto; como si el coche no pudiera girar y frenar a la vez (salvo ciertas excepciones que veremos). Si has empezado a girar antes de soltardo es que debes empezar a frenar antes.

Finalmente, otra cosa a tener en cuenta (esta ya para pilotos más avanzados) es los cambios de rasante que podemos encontrarnos en medio de una frenada. Al cambiar el desnivel de la pista, el peso/grip del coche se verá afectado. En este caso deberemos reaccionar dando/quitando presión en el freno de la siguiente forma:

  • Si subimos: frenamos más fuerte.
  • Si bajamos: frenamos más suave.

Para terminar esta parte, os dejo un dibujo de cómo debería variar la presión en el freno (de forma orientativa), ante los cambios de desnivel:

Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *