Uno de los temas que suelen crear cierta controversia en el mundo del simracing es el dilema sobre si se debe usar ayudas a la conducción o no. Vamos a ver en qué consisten las más típicas y daré mi opinión sobre su uso en las carreras virtuales.

Tipos de ayudas

Aunque cada día los coches son capaces de asombrarnos con nuevas tecnologías de conducción autónoma. Para el uso de competición básicamente vamos a centrarnos en las que considero que son las ayudas principales:

  • ABS (sistema antibloqueo de frenos); raro es que alguien desconozca lo que hace esta ayuda pero, por si alguien anda despistado, con ella conseguimos que durante una frenada no puedan bloquearse las ruedas, aunque hagamos una presión sobrehumana sobre el pedal de freno. Así, ésta evita el patinaje de las ruedas, manteniendo una adherencia muy superior durante la frenada, que a su vez permite frenar en menos metros e incluso cambiar de dirección durante la frenada.
  • TC (control de tracción); con ella evitamos que se deslicen las ruedas motrices durante la fase de tracción. Es muy interesante en competición, sobre todo con coches muy potentes de propulsión (mal llamados “tracción trasera”), ya que permite hundir el pedal del acelerador haciendo que el motor entregue a las ruedas la máxima potencia posible sin que éstas pierdan adherencia.
  • ESP (control de estabilidad); controla independientemente el giro de las ruedas a fin de evitar derrapes, sobrevirajes, subvirajes… es decir, cualquier situación en la que se vea comprometido el equilibrio del vehículo; digamos que trabaja para que el coche se parezca a un tren sobre raíles.

 

¿Ayudas en simracing?

Bueno seguramente muchos esperáis una respuesta tajante, pero siento decepcionaros, bajo mi punto de vista no se puede responder con un sí/no. Me explico; veo bien que se use ayudas (sin abusar) en los siguientes casos:

– Pilotos novatos (solo hasta que empiecen a controlar los conceptos básicos de pilotaje).

– Competición de coches que usan ayudas (usando las que usan en realidad). Cabe añadir que obviamente si nuestro objetivo es competir en simracing y se permiten ciertas ayudas, debemos tener claro que para ser competitivos deberemos hacer uso de las mismas.

– Coches extremadamente difíciles de conducir.

Para el resto de casos yo soy partidario de no usar ayudas, que al fin y al cabo no hacen más que  quitarle trabajo al talento/entrenamiento de cada piloto, y suavizar el desafío y diversión que supone llevar un coche al límite.

 

Dicho esto, al final uno se pone frente al volante para pasar un buen rato, y no todo el mundo quiere enfrentarse al desafío de tener un control milimétrico sobre el acelerador/freno/dirección para no acabar estrellándose en la primera curva. Por tanto, rueda en las condiciones que más te diviertas y olvídate del resto.

Saludoss.

 

Un comentario

  1. Turu

    Buen artículo.

    Personalmente rechazo las ayudas por sistema, siempre y cuando no sean inprescindibles. Y cuándo no lo son? Pues como siempre hablamos de simulación, si el coche real lo lleva, nosotros deberemos llevarlo también. Y como también dices, en los casos en el que usuarios noveles pueden ver limitada su diversión por ello, llevándoles a veces al abandono del género, sin tan siquiera llegar a profundizar un mínimo insispensable para disfrutar con el.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *